Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada.
Después de aceptar, no volveremos a mostrarle este mensaje.

Acepto Más información

COMO UTILIZAR UNA MANTA APAGAFUEGOS

Las mantas ignífugas están definidas como dispositivos de seguridad antiincendios y pueden ser utilizadas tanto para sofocar la fase inicial de un incendio, como para envolver a una persona que ha sido alcanzado por las llamas.

Este dispositivo de seguridad es adecuado para su uso en edificios públicos, hoteles, cocinas y plantas industriales y/o allí donde exista un riesgo de fuego.

Algunos sectores profesionales están obligados a utilizar mantas ignífugas y otros sectores las recomiendan e incluyen en su manual de prevención de riesgos laborales. Es importante asegurarse al adquirir una manta ignífuga y en general todo el equipamiento de seguridad contra incendios que cumpla las regulaciones NFPA (Asociación nacional contra incendios). En el caso de la manta ignífuga la debe cumplir la normativa UNE-EN 1869 .

Texfire ofrece distintos modelos y tamaños de mantas ignífugas para que puedan elegir la que mejor se adecúe a sus necesidades.

Una de las principales ventajas que tiene el uso de una Manta apagafuegos frente a otros sistemas como los extintores, es que en caso de incendio se pueden apagar las llamas sin perjudicar otros elementos del entorno. El polvo de un extintor obliga a desalojar el espacio de trabajo y a realizar operaciones de limpieza para poder retomar la actividad. Esto no ocurre si se usa una manta.

IMPORTANTE : Para que una manta ignífuga cumpla la normativa EN 1869 tiene que estar confeccionada siguiendo las especificaciones de fabricación indicadas en la norma.

1. Coloque la manta en un lugar visible y de fácil acceso en caso de emergencia.

2. Tire simultáneamente de los tiradores que sobresalen del packaging hacia abajo para sacar la manta.

3. Despliegue completamente la manta ignífuga.

4. Proteja sus manos y cuerpo girando los tiradores de la manta hacia dentro.

5. Coloque la manta de forma que corte el suministro de oxigeno a las llamas.

6. Cubra el fuego o envuelva a la persona afectada con la manta ignífuga.

7. No retire la manta hasta haber pasado una hora.

8. Una vez usada la manta, deséchela y repóngala con una nueva.

Ajustes