ALFOMBRA IGNÍFUGA: INSTRUCCIONES DE USO Y MANTENIMIENTO

Le recomendamos que siga las siguientes instrucciones para el correcto cuidado, limpieza y almacenamiento de la alfombra ignífuga.

USO: USAR SIEMPRE POR LA PARTE BRILLANTE

La alfombra debe usarse siempre por la parte brillante, sea cuál sea donde vaya a colocarla, ya sea en exterior para uso en barbacoa o interior para su uso delante de cocina, horno, chimenea, etc. Si se ubica en el exterior, su desgaste con la exposición al sol es muy lento.

Este lado de la alfombra ignífuga es impermeable, ya que posee una capa que repele el agua, las grasas, ácidos y no emite olores desagradables.

Además de esta propiedad de repelencia se le añade la característica antideslizante, retardante a las llamas, no se inflama y efectiva en cualquier fuego, lo que la hace muy útil en caso de incendio, pudiendo sofocarlo con la alfombra, ya que el tejido en su totalidad es incombustible y funcionará como una barrera ignífuga térmica.

LIMPIEZA: FREGAR CON UN TRAPO HÚMEDO

Cualquier tipo de suciedad podrá ser retirada pasando simplemente una esponja y/o paño mojado. Si por un descuido se derrama cualquier tipo de alimento líquido o sólido (incluso un chicle), podrá retirarlo o limpiarlo inmediatamente sin tener que esperar a que endurezca, porque no se pegará.

Su fácil y sencillo mantenimiento es parte de las ventajas que proporcionan las propiedades del tejido con que se confecciona, usted ahorrará tiempo y cualquier tipo de gasto en tintorerías u otro tipo de servicio de lavado.

ALMACENAMIENTO: ENROLLAR Y GUARDAR

Si el uso de la alfombra es ocasional y se guardará hasta su nuevo uso, sólo debe enrollarla, ajustarla con una cinta elástica y colocarla preferiblemente de manera vertical.

No especificamos las condiciones ambientales de temperatura del lugar donde se guardará, ya que otra ventaja del tejido ignífugo con que se confecciona es la humedad no lo deteriora, ni será afectado por ningún tipo de plaga de insectos o gérmenes, que normalmente suelen atacar y deteriorar a otros textiles. Tampoco tendrá que tener precaución en almacenarse cerca de una fuente de calor, ya que esta alfombra no propaga la llama, ni arde.