¿Qué es el tejido ignífugo permanente?

Ignífugo permanente: Propiedad inalterable con el tiempo y los lavados 

Texfire utiliza para todos sus proyectos un tipo de tejido: el tejido ignífugo permanente o inherente. Se trata de un tejido técnico que, evita la propagación del fuego, y la auto extinción de la llama.

El tejido ignífugo permanente es una clase de tela técnica que evita la propagación del fuego y su principal característica es que esta resistencia al fuego, permanece inalterable con el paso del tiempo: ni con el desgaste por el uso de la prenda ni los lavados, no hacen disminuir su rendimiento frente al fuego…

Antes de comentar el significado del adjetivo “permanente” aplicado al tejido ignífugo, recordaremos brevemente qué significa la palabra “ignífugo” cuando hablamos de un tejido técnico ignífugo. Un tema ya tratado en el post IGNÍFUGO: ¿QUÉ NO SE QUEMA O QUÉ RETARDA EL FUEGO?  y que concluye que “la resistencia al fuego es la característica de un tejido que hace que no arda, no propague llama y que se extinga el fuego automáticamente al retirarle la fuente de ignición”. 

Tejido ignífugo permanente

Un tejido ignífugo permanente es una clase de tejido técnico que evita la propagación del fuego. Su principal característica es que sus propiedades ignífugas residen en las materias de su composición y no dependen en ningún caso de un acabado o tratamiento especial de proceso: se teje directamente con hilos compuestos de fibras ya ignífugas, por lo que sus propiedades son inherentes. 

De sus ventajas, destacamos que esta propiedad ignífuga permanece inalterable con el paso del tiempo. Es por eso por lo que podemos afirmar que no importa el número de lavados al cual sea sometida la prenda, o el desgaste que esta sufra. El tejido que se ha confeccionado con estos hilos seguirá reaccionando al fuego de la misma manera. 

Entre las fibras ignífugas más destacadas y usadas en textiles a nivel mundial, por ser las más resistentes al fuego y al calor, podemos mencionar: Fibras minerales como la fibra de vidrio, la sintéticas como las aramidas y las más transpirables y amigables a la piel, como la modacrílica o la Viscosa FR. 

Existen otros tejidos que se consideran “ignífugos”, que parten de una composición NO IGNÍFUGA, como por ejemplo algodón, que a través de un tratamiento, recubrimiento, impregnación o acabado especial con amoníacos o productos sulfurosos, se consigue que este tejido se comporte como un tejido ignífugo, durante un tiempo. La principal desventaja de estos tejidos, a diferencia de los ignífugos permanentes, es que las prendas pierden la efectividad con los sucesivos lavados que se les van haciendo. El uso y sudor del usuario, también aceleran la disminución de sus propiedades ignífugas.  

Por otro lado, en el momento de decidirse por un tipo de tejido ignífugo, se valoran asimismo otros  aspectos, aparte de su durabilidad en el tiempo, como el peso o su confortabilidad. 

Así pues, cabe destacar que si para el uso de EPI -equipo de protección individual- se confecciona con tejido ignífugo permanente, este será más seguro al contacto con las llamas, garantiza que sus propiedades de protección serán constantes durante toda la vida útil de la prenda y además, son los que ofrecen mayor confortabilidad al usuario, además de la protección requerida para a las salpicaduras de metales en fusión, a las radiaciones de calor, al arco eléctrico y a cualquier operación de soldadura y oxicorte.  

Texfire, que desarrolla tejidos técnicos y soluciones textiles contra calor y fuego, utiliza para todos sus proyectos, tejidos ignífugos Inherente (permanentes), utilizando Aramida, Modacrílica, Fibras minerales y otras mezclas, siempre cosidos con hilo de aramida, durante el proceso de confección de todos sus productos.