Protección soldadura: ¿Manta Térmica o Manta Ignífuga?

A qué llamamos manta térmica para soldadura y a qué llamamos manta ignífuga en soldadura.

El mundo de los soldadores requiere de un alto grado de seguridad para desempeñar correctamente su actividad profesional. Un producto inadecuado para una tarea específica puede ocasionar situaciones de riesgo y reducir la efectividad y calidad de la soldadura. Por ello, es necesario conocer las características técnicas y funciones de los productos disponibles en el mercado.

Cuando hablamos de mantas de soldadura debemos diferenciar entre las Mantas Térmicas de Soldadura y las Mantas Ignífugas de Soldadura:
Las Mantas Térmicas de Soldadura se colocan en contacto directo con los productos y tienen como objetivo controlar que la temperatura de los objetos que han sido soldados vaya descendiendo de forma progresiva y gradual, para que la calidad de la soldadura sea óptimo. Para lograr esto hacen uso de acabados minerales con un alto grado de aislamiento térmico como la Vermiculita.

Las Mantas Ignífugas de Soldadura, en cambio, están diseñadas para repeler chispas, escorias y metal fundido que han sido proyectadas desde el punto de soldadura. También actúan como barrera térmica pero contra fragmentos calientes procedentes de la pieza y no sobre la pieza en general. Además pueden posicionarse tanto en vertical como en horizontal, permitiendo un amplio abanico de configuraciones para distintos contextos de soldadura.

Es importante conocer estas diferencias a la hora de adquirir el producto que será  más eficaz y ayudará a garantizar un buen trabajo y una gran calidad de soldadura.

Weld SX

Texfire pone a su disposición la línea ignífuga para protección soldadura con hasta tres niveles de protección, además de tejido ignífugo para soldadura. Ambas categorías de producto diseñadas para proteger no sólo de las proyecciones de salpicaduras y chispa sino también del calor y del fuego. Ofrecen además del confort de su tejido una alta seguridad y protección al cumplir las norma ISO 9185 (salpicaduras de grandes masas de metal fundido) y EN ISO 11611 (soldeo y durante técnicas conexas).