¿Por qué utilizar una manta de soldadura específica para fontanería?

La soldadura con soplete es uno de los procedimientos más utilizados en fontanería.

La soldadura con soplete es uno de los procedimientos que se aplica en la soldadura fuerte, para cobre, estaño, etc. y es muy utilizada en operaciones especializadas de unión o reparación.

Hay varias técnicas de soldadura por soplete: manual, semiautomática y automática.

En este post nos centraremos en la técnica de soldadura con soplete manual, que es la más utilizada en el sector de la fontanería, y de los riesgos que conlleva el uso de dicha técnica y de los elementos de protección que se deben utilizar a la hora de aplicar este tipo de soldadura.

Se utiliza la técnica de soldadura manual en procesos de bajo volumen o también en aquellos procesos en los que una máquina operaría con dificultades, ya que en muchas ocasiones se utiliza para unir o reparar tuberías ubicadas en lugares de difícil acceso o espacios muy pequeños.

Riesgos durante la operación de soldadura con soplete manual:

El principal riesgo radica en la habilidad del propio operario para realizar la soldadura, ya que es el mismo operario el que se encarga de manejar el soplete y de colocar las piezas para su unión.

Además, hay que tener muy en cuenta que la temperatura que puede alcanzar el metal durante la operación oscilará entre los 450ºC y los 1500ºC, dependiendo de la temperatura de fusión del metal de la tubería que se vaya a reparar o unir. Por lo tanto hay que prestar atención a todos los elementos que haya en el entorno ya que podrían dañarse o causar algún tipo de accidente.

Elementos de protección para la soldadura con soplete manual:

  • Como en todos los procesos de soldadura, el operario debe ir debidamente uniformado con máscara facial protectora o gafas protectora ante la luminosidad.
  • Ropa ignífuga para la protección ante las chispas y metal fundido.
  • Botas de seguridad para la protección del impacto de materiales.
  • Guantes ignífugos especiales para la protección en soldadura.
  • La manta ignífuga de soldadura es el elemento más adecuado en cuanto a protección del entorno. Muchas veces las reparaciones a realizar tanto en hogares como en industrias están ubicadas en zonas de difícil acceso, llegando a ser espacios muy estrechos en los cuales se tienen que proteger las zonas anexas de las altas temperaturas que alcanza la llama. En el caso de los trabajos de fontanería la manta ignífuga más usada es la comúnmente llamada manta térmica para fontanería.

manta soldadura fontaneria

A diferencia de las típicas mantas para soldadura, este tipo de mantas de soldadura para fontanería suelen ser de dimensiones más pequeñas, muy maleables y mucho más resistentes a las altas temperaturas punta que se desprenden de la soldadura con soplete.

Texfire, fabricante especialista en productos textiles para la protección ante el calor y las altes temperaturas, presenta una manta ignífuga especialmente indicada para la protección en soldadura con soplete. Fabricada con doble capa del tejido Weld SX, la manta de soldadura para fontanería, resiste temperaturas punta de hasta 1500ºC y es especialmente flexible para poderse adaptar a los espacios más difíciles en los que haya que trabajar.